Tipos de demencia en adultos mayores





La demencia es una enfermedad que afecta de manera progresiva las funciones neuronales del paciente que incluyen la memoria, el habla, el razonamiento, la comprensión, el comportamiento y el control de las emociones. Este deterioro incapacita al paciente para realizar las actividades habituales hasta llegar a una completa dependencia de sus cuidadores. Las demencias se clasifican en función de la causa u origen de la enfermedad, pudiendo dividirse en:

Demencia degenerativa: Son aquellas que tienen un origen desconocido y avanzan de manera progresiva. Hoy en día este tipo de demencia es irreversible. Dentro de este tipo de demencia se puede encontrar la enfermedad del alzheimer, demencia frototemporal, enfermedad de pick, demencias por cuerpos de lewy, enfermedad de Huntington o la enfermedad de parkinson.

Demencia vascular: Son las que se han producido por la destrucción de tejido cerebral debido a accidentes cerebrovasculares o bloqueos del torrente sanguíneo. Si se elimina la causa, se retrasa la degeneración de las funciones neuronales o bien se evitan más daños. Entre este tipo de demencias se encuentra la enfermedad lacunar, la enfermedad de binswanger, demencia multiinfarto, demencia por hipoperfusión o hemorrágicas.

Demencias secundarias: Son aquellas que se han producido debido a una transtorno neurológico que no es degenerativo. Pueden ser causadas por otras enfermedades de origen infeccioso, tumores cerebrales, endocrino-metabólico, toxicológico, fármacos, enfermedades de depósito como la porfiria, enfermedades neuronales como la esclerosis o la epilepsia…

Este tipo de demencia tiene una baja incidencia y pueden ser reversibles si se tratan a tiempo.



Contacto